Gracias por tu visita desde

domingo, 25 de marzo de 2007

LA COMUNICACIÓN

GORDON sugiere que hay tres actitudes de escucha:

La escucha pasiva o silenciosa mientras el otro habla.
La producción de respuestas de reconocimiento (verbales o no verbales) por las que se hace saber que se está escuchando realmente (Mmmmm, aha, si, si, movimientos de cabeza, etc.).
La producción de frases abrepuertas mediante las cuales se invita o se anima a que la otra persona siga hablando y profundice en la conversación. (¿Te gustaría hablar más sobre esto? ¡Cuéntame, cuéntame!).
La escucha activa mediante la cual se ofrece un retorno o realimentación de lo que la otra persona ha expresado demostrando que hemos entendido (así que sentiste vergüenza en ese momento. Eso te haría sentir muy mal. Parece que estás cansado. ¿Te da miedo lo que pueda pasarle a tu hermano?).

FLECTCHER sugiere seis normas a seguir para ser un buen receptor en la comunicación:

  1. Mirar a los ojos de quien nos habla. Mantener el contacto visual.
  2. Concentrarse en lo que dice la otra persona, intentando no pensar en otras cosas.
  3. Fijarse en los mensajes no verbales del emisor para captar los sentimientos de la otra persona.
  4. No interrumpir ni hacer juicios. Esperar a que termine de expresarse.
  5. Para asegurarse de haber entendido, hacer frases que recojan lo expresado y verificar la comprensión (espejo de sentimientos).
  6. Ayudarse del otro para revisar nuestras conclusiones.

TORREGO refiere las siguientes acciones de cara a mejorar la comunicación:

  1. Mostrar interés.
    El interlocutor o alumno que está aprendiendo a formular preguntas que denoten que se interesa por lo que le ocurre al otro, especialmente por su estado emocional. Por ejemplo: “Cuéntame más cosas, dime cómo te sentías en ese momento”.
  2. Clarificar.
    Mediante preguntas dirigidas a obtener más datos para ampliar la información. “¿Y qué más ocurrió?
  3. Parafrasear.
    El interlocutor repite algunas de las expresiones de la otra persona con otras palabras a modo de verificación o apoyo a lo que emocionalmente está viviendo. “¡Ajá!, te comprendo”.
  4. Reflejar.
    Mostrar al interlocutor que se entiende su postura, sus ideas, sus sentimientos. “Entiendo que te sintieras molesto”.
  5. Resumir.
    El interlocutor recapitula o resume la idea general de la conversación que hace referencia a la comprensión empática de sus sentimientos. “La verdad es que lo pasaste mal, tal y como me lo cuentas”.

No hay comentarios:

También visto en el blog: